Saltar al contenido

Shingo, el pueblo de Japón donde dicen que está enterrado Jesús

Shingo

Jesús no murió a los 33 años, sino que vivió en realidad hasta los 109. El que fue crucificado en Jerusalén fue su hermano. Y se casó y tuvo tres hijas. Todo parte de una creencia que viene del siglo XVII y se ubica en la ciudad de Shingo.

¿En qué creen los habitantes de Shingo?

De acuerdo a la información entregada por el «Museo de la Leyenda de Cristo», cuando Jesús tenía 21 años viajó a Japón para aprender más de las otras religiones que existían en el mundo. Ese detalle, anota el grupo de creyentes, explicaría los años ocultos de Jesús, de los que nada dicen los relatos bíblicos. Allí estuvo hasta que cumplió los 33 años, cuando regresó a Jerusalén -vía Marruecos- para continuar con su predicación.

Pero a partir de este punto es donde el relato realmente se complica: Jesús efectivamente es arrestado por las autoridades romanas, quienes lo condenan a la crucifixión. Pero, según la leyenda japonesa, se cambia de lugar con su hermano, conocido en Japón como Isukiri.

Así, dice este grupo, Jesús logró escapar de Jerusalén con dos reliquias, con las que llegó hasta Shingo: una oreja de su hermano crucificado y un mechón del cabello de María.

Y estableció su residencia en Japón, donde se retiró y formó una familia. Finalmente fue enterrado en el lugar donde hoy se erige la enorme cruz de madera, afirman.

Estas tres afirmaciones forman parte de la creencia de un pequeño grupo de cristianos que residen en el lejano poblado de Shingo, en el norte de Japón.

¿Qué validez tiene esta teoría?

«Es solo una atracción turística, para hacer dinero»

Le dijo a la cadena ABC, Marcel Poliquin, un sacerdote católico que vive cerca del museo.

Creo que con esto está todo dicho…