Saltar al contenido

El rostro de Jesús

rostro Jesús

¿Cómo era Jesús físicamente?

Para nada como las imágenes a las que estamos acostumbrados de un hombre caucásico con ojos azules y pelo castaño. Esa imagen es un producto Hollywoodiense que poco o nada tiene que ver con el Jesús histórico. Jesús físicamente debería ser como el judío medio de la época, en caso contrario los textos nos lo describirían de alguna forma en particular, como el caso de otros maestros de la época (por ejemplo Epicteto el cojo).

Estamos bastante condicionados con la imagen que aparece en la Sábana Santa, pero para este análisis debemos dejarla totalmente de lado, no es ninguna prueba actualmente. En el siglo I, según los forenses, el ciudadano medio de Galilea tendría el rostro y cráneo redondo. Eran personas con un tamaño medio de 1,65 metros y piel aceitunada. Jesús debería ajustarse a esta descripción. ¿Por qué lo sabemos? Cuando Judas tuvo que señalarlo ante el Sanedrín dijo: «Al que yo besare, ese es: prendedle». Por lo tanto podemos intuir que no era fácil de diferenciar del resto, al menos, no tenía ninguna característica que le hiciera especialmente distinto a los demás.

faces_bbc.jpg

La imagen que aquí vemos es obra del experto Richard Neave, ex profesor de la Universidad de Manchester, en Inglaterra, logró reconstruir un retrato de Jesús, después de haber examinado tres tipos de cráneos semitas de todo Galilea, en el norte de Israel, empleando métodos generalmente utilizados para identificar a las víctimas de diversos crímenes.

Puede que esta representación física de Jesús no tenga mucho que ver, pero lo más probable es que se acerque más que el actor que interpretó a Jesús en Rey de Reyes.

¿Es esta la representación más antigua del rostro de Jesús?

Rostro Jesús

En el año 2008 fue desenterrado en Jordania un conjunto de 70 tablillas de metal encuadernadas. Un equipo de investigadores ha analizado recientemente los códices asegurando que son genuinos y podrían datar de hace unos 2.000 años. No solo eso, sino que además una de estas tablillas metálicas podría incluir el texto más antiguo conocido relacionado con Jesús y un rostro misterioso.

En el texto se dice que Jesús estaba recuperando una antigua tradición de hacía mil años, de la época del rey David, y no creando una nueva religión. La cosa no queda ahí, ya que en el texto también se puede leer que Jesús adoraba a un Dios que era tanto masculino como femenino.

Science World Report ha comunicado que el análisis de cristalización del códice ha demostrado a los investigadores que su antigüedad está entre los 1.800 y los 2.000 años.

David Elkington, jefe del proyecto encargado del estudio de las tablillas, explica que un experto en corrosión ha estudiado la imagen del Cristo de la tablilla de metal, confirmando que sin lugar a dudas es auténtica. Elkington describe la imagen: “Su rostro está rodeado por un halo y se parece en todo al Nazareno. El códice fue sellado por todas sus caras y a continuación colocado en una caja de plomo antes de ser depositado finalmente en una cueva del norte de Jordania.”

Esta cajilla de metal con la representación más antigua de Jesús es de un valor incalculable y también nos ayuda, por su antigüedad, a afianzar la existencia de un Jesús histórico.