Saltar al contenido

Toda la verdad

Jesús de Nazaret y toda la verdad

Apolonio de Tiana y Jesús de Nazaret

320px-Apoloniotiana.jpg

Si te hablara de un hombre sabio que vivió a principios de nuestra era, que tuvo discípulos, que hizo milagros y que después de muerto resucitó, no te cabría duda de que te estaría hablando de Jesús de Nazaret. Pero no, se trata de Apolonio de Tiana y recientemente ha salido su nombre a la palestra para compararlo con Jesucristo. Un nuevo documental, estrenado en 2019 en la plataforma de Amazon Prime afirma que ambos eran la misma persona.

La historia de Apolonio de Tiana

Es considerado como un filósofo maravilloso nacido en Capadocia a principios del siglo I, un pitagórico ardiente, que estudió las ciencias de Eutidemo, profesor de retórica en Tarso, y filosofía pitagórica y otros estudios bajo Euxenus de Heraclea.

Según los principios de esta escuela, permaneció vegetariano durante toda su larga vida, alimentándose sólo de frutas y hierbas, sin beber vino, vistiendo vestimentas hechas sólo de fibras vegetales, caminando descalzo, y dejando que su pelo creciera a lo largo de toda su vida, como todos los Iniciados antes y después de él.

Fue iniciado por los sacerdotes del templo de Esculapio (Asclepio) en Aegae y aprendió muchos de los milagros para curar a los enfermos, obra del dios de la medicina. Preparado para una iniciación superior manteniendo voto de silencio durante cinco años, y viajando, visitando Antioquía, Éfeso, Panfilia y otras partes, viajó por Babilonia hasta la India, habiendo abandonado a todos sus discípulos íntimos, pues temían ir a la tierra de los encantos.

Un discípulo casual, Damián, sin embargo, a quien encontró en su camino, lo acompañó en sus viajes. En Babilonia fue iniciado por los caldeos y los magos, según Damián, cuya narración fue copiada por un tal Filósofo cien años más tarde. Después de su regreso de la India, se mostró como un verdadero Iniciado, en el sentido de que las pestilencias y los terremotos, las muertes de reyes y otros acontecimientos, que profetizó, ocurrieron debidamente. En Lesbos, los sacerdotes de Orfeo, celosos de él, se negaron a iniciarlo en sus peculiares misterios, aunque lo hicieron varios años después. Predicó a la gente de Atenas y de otras ciudades la ética más pura y noble, y los fenómenos que produjo fueron tan maravillosos como numerosos y bien atestiguados.

¿Cómo es que los talismanes de Apolonio tienen poder, pues evitan, como vemos, la furia de las olas y la violencia de los vientos, y los ataques de las bestias salvajes; y mientras que los milagros de nuestro Señor son preservados sólo por la tradición, los de Apolonio son los más numerosos y se manifiestan realmente en los hechos actuales? (Quæst, XXIV).

Pero una respuesta se encuentra fácilmente en el hecho de que después de cruzar el Hindu Kush, Apolonio había sido dirigido por un rey a la morada de los Sabios, cuya morada puede ser hasta el día de hoy, por quien se le enseñó un conocimiento insuperable. Sus diálogos con el Menipus corintio nos dan el catecismo esotérico y revelan (cuando se entienden) muchos misterios importantes de la naturaleza. Apolonio era el amigo, corresponsal e invitado de reyes y reinas, y ningún poder maravilloso o mágico»; está mejor atestiguado que el suyo. Al final de su larga y maravillosa vida abrió una escuela esotérica en Éfeso, y murió a la edad de casi cien años.

La opinión de los expertos sobre Jesús de Nazaret y Apolonio de Tiana

Antonio Piñero dice en su blog:

Son personajes contemporáneos, pero no estrictamente. Jesús vivió su ministerio público durante el reinado de Tiberio (14-37 d.C.) y Apolonio, en Asia Menor e Italia durante el reinado de Nerón (54-68 d.C.). Probabilísimamente por tanto ni se encontraron ni supieron nada el uno del otro, aunque de los dos se narren sanaciones semejantes, incluidas resurrecciones. Pero Filóstrato compuso su “Vida de Apolonio” hacia el 200 d.C. con un lapso o intervalo de tiempo mucho mayor que entre la muerte de Jesús, hacia el 30 o 33 d.C., y los años 72-75 en los que se compuso el Evangelio de Marcos. Quiero decir con eso que Filóstrato pudo incluso tratar de emular los milagros espectaculares de loe evangelios para hacer que su héroe, Apolonio, fuera incluso superior a Jesús. Es posible, al menos.

¿Quién fue Barrabás?

Cristianismo
Barrabás. Hermandad de la Humildad. Málaga.

Este es otro gran enigma de los evangelios pues este nombre no aparece en ningún otro sitio que no sea en los textos sagrados. Ni siquiera Flavio Josefo escribe sobre él, cuando en sus libros se dedica a exponer a Judíos que hayan sido causantes del declive de su pueblo. Pero hay más, la tradición que expone el evangelio acerca de liberar un preso por motivo de la pascua es inédita. ¡Ningún historiador contemporáneo la recoge!

En todo caso, podemos pensar que si fuera cierto, se liberaría a un preso menor, por robo o hurto o algo similar. Pero si atendemos a la definición exacta de la traducción del oficio que tenía Barrabás, ¡era un terrorista!. Es decir, era un peligro para Roma. El delito por el que se le acusaba era muy grave. Prácticamente el mismo que a Jesús puesto que si Jesús fue prendido por culpa de los Judíos, realmente Roma lo apresa para evitar males mayores. No querían revueltas y Jesús ya había ocasionado una en el templo cuando tiró las mesas de los mercaderes y cambistas. Por lo tanto ¿Tiene sentido liberar a un terrorista? ¿Tiene sentido dar a elegir al pueblo entre liberar a dos agitadores (según los romanos)?


El misterio del nombre de Barrabás

Barrabás es un nombre castellanizado. Muy parecido a Bar Abbas, cuyo significado es hijo del padre. El historiador Juan José Sánchez-Oro se pregunta lo siguiente. ¿Y si Barrabás era el propio Jesús de Nazaret? De sobra es sabido que en varios pasajes de los evangelios Jesús habla de su Padre (refiriéndose a Dios). ¿Y si cuando Pilatos preguntó al pueblo acerca de quién querían que fuera liberado, estos respondieron que “al hijo del Padre”? Puede ser que en el recuerdo popular queden los gritos desgarradores pidiendo la liberación del Hijo del Padre y que los evangelistas, muchos años después, confundieran dicho término con un nombre propio. Además, los romanos hablaban Latín y no el dialecto del arameo que se hablaba en Jerusalem.

Lo más curioso de todo es que algunos de los padres de la iglesia también le llamaban Jesús. En papiros griegos del siglo II de Siria, Cesarea y el Sinaí, además de los que usaba Orígenes, se le denomina en el pasaje de San Mateo 27:17 «Iesous ho Barabbas», es decir, «Jesús Barrabás o Jesús Hijo del Padre»

La tumba de Jesús de Nazaret

la-brujula-verde-tumba-de-jesus-talpiot.jpg

El 28 de marzo de 1980 se descubrió una tumba en Talpiot, Jerusalén, de más de 2000 años de antigüedad, y los estudios realizados en osarios de piedra caliza aportaron la posibilidad de que el sepulcro pertenezca a Jesús y a su familia. Hay que señalar que esta posible tumba de Jesús no tiene nada que ver con el conocido como Santo Sepulcro.

La prueba principal que sostiene esta teoría, es que la Autoridad de Antigüedades de Israel (IAA) ha analizado el ADN mitocondrial de todos los cuerpos y han descubierto que todos pertenecen a la misma familia. Además en la tumba se encuentran tallados los siguientes nombres: Yehshúah bar Yoshef (Jesús hijo de José), Mariamne e Marah (Mariane “la maestra”), Yehudah Bar Yehshúah (Judas hijo de Jesús), Yosha (José), Mariah (María) y Matthiyah (Mateo).

3b855-tombneardominusflevit.jpg

Realmente hay que admitir que muchos de ellos eran nombres bastante comunes en la Palestina del siglo I, aunque parece mucha casualidad que todos estén recogidos en la misma tumba familiar.

Sin embargo, este descubrimiento no está exento de polémica, puesto que se conoció un fraude que ha llegado a enturbiar el descubrimiento original. Dicho fraude se basa en el el Osario de Santiago.

Oded Golan era un comerciante que vendía en un mercadillo de antigüedades y poseía un osario de dos mil años de antigüedad con la inscripción en Hebreo: “Ya’akov Bar Yoshef Akhui di Yehshúah” (Santiago, Hijo de José, Hermano de Jesús). En realidad, el osario es auténtico, y se sabe que es el osario que falta de la tumba de los diez Osarios en Talpiot, mide 50,8 cm de largo, 30,5 cm de alto y 25,4 cm de ancho. Estas medidas coinciden con las medidas del osario que faltaba en la tumba de los diez osarios. Pero el fraude está en la inscripción Santiago, Hijo de José, Hermano de Jesús, de la cual sólo es auténtica la primera parte: “Santiago, Hijo de José“, el resto, “… Hermano de Jesús”, fue añadido por Oded Golan.

Aunque de sobra es sabido, que Jesús tuvo un hermano llamado Santiago y que él (a la fuerza) era hijo de José y quizás no de María. Es decir, un hermano de un matrimonio anterior de José. Si tomamos como referencia el Protoevangelio de Santiago, se nos dice que María estaba desposada con José y que el ya tenía hijos.

 

Las reliquias de Jesucristo

 

Shingo, el pueblo de Japón donde dicen que está enterrado Jesús

_106523085_japon1.jpg

Jesús no murió a los 33 años, sino que vivió en realidad hasta los 109. El que fue crucificado en Jerusalén fue su hermano. Y se casó y tuvo tres hijas. Todo parte de una creencia que viene del siglo XVII.

¿En qué creen?

De acuerdo a la información entregada por el «Museo de la Leyenda de Cristo», cuando Jesús tenía 21 años viajó a Japón para aprender más de las otras religiones que existían en el mundo. Ese detalle, anota el grupo de creyentes, explicaría los años ocultos de Jesús, de los que nada dicen los relatos bíblicos. Allí estuvo hasta que cumplió los 33 años, cuando regresó a Jerusalén -vía Marruecos- para continuar con su predicación.

Pero a partir de este punto es donde el relato realmente se complica: Jesús efectivamente es arrestado por las autoridades romanas, quienes lo condenan a la crucifixión. Pero, según la leyenda japonesa, se cambia de lugar con su hermano, conocido en Japón como Isukiri.

Así, dice este grupo, Jesús logró escapar de Jerusalén con dos reliquias, con las que llegó hasta Shingo: una oreja de su hermano crucificado y un mechón del cabello de María.

Y estableció su residencia en Japón, donde se retiró y formó una familia. Finalmente fue enterrado en el lugar donde hoy se erige la enorme cruz de madera, afirman.

Estas tres afirmaciones forman parte de la creencia de un pequeño grupo de cristianos que residen en el lejano poblado de Shingo, en el norte de Japón.

¿Qué validez tiene esta teoría?

«Es solo una atracción turística, para hacer dinero»

Le dijo a la cadena ABC, Marcel Poliquin, un sacerdote católico que vive cerca del museo. Creo que con esto está todo dicho…

El vertedero de Oxirrinco

Papyrus1
Evangelio de Mateo

En 1896 Bernard Grenfell y Arthur Hunt, arqueólogos novatos de la Universidad de Oxford, buscaban piezas en la ciudad egipcia de Oxirrinco, sepultada desde hacía una eternidad, cuando se toparon con algo fuera de serie: un antiguo vertedero de basuras repleto de papiros. Durante la dé­­cada siguiente Grenfell y Hunt excavaron un foso de unos 10 metros de profundidad lleno de papiros y enviaron a Oxford medio millón de documentos. Desde entonces los investigadores siguen recomponiendo meticulosamente aquellos fragmentos.

La mayoría de aquellos papiros son prosaicos documentos cotidianos: facturas, cartas, tasaciones tributarias, el contrato de compraventa de un burro… Pero aproximadamente el 10% del tesoro es de tenor literario, con fragmentos de obras de autores clásicos como Homero, Sófocles y Eurípides. Algunos de los hallazgos más espectaculares –como evangelios perdidos que no llegaron a formar parte del Nuevo Testamento– han arrojado luz sobre los años formativos de la fe cristiana. Y más de un siglo después de su descubrimiento, todavía quedan miles de fragmentos por estudiar en condiciones. Es imposible adivinar cuántas revelaciones aguardan todavía en aquellas cajas.

¿Existirá entre esos miles de documentos algún evangelio inédito? 

«Alrededor del 80 % de los manuscritos conocidos que podrían ser de ayuda en los estudios neotestamentarios siguen inéditos» Padre Olivier-Thomas Venard, de la Escuela Bíblica y Arqueológica Francesa.

 

Continuará…

Mientras puedes leer el especial sobre la Sábana Santa